11 oct. 2018

¿De qué va el Minimalismo?

Aquí vamos a hablar de un estilo de vida simple, liviano, placentero.
Para ello  tengo que contarte una historia, la mía.
Llega un momento en la vida en que te “das cuenta”, y aunque no he sido una persona especialmente consumista, si es verdad que experimenté la necesidad de ir “más liviana” por la vida.  
Y no es por el hecho de haber cargado mi peso en equipaje durante los primeros viajes (como me hubiese gustado no llevar todo aquello que  no vió la luz fuera de la maleta).


Hay varios conceptos de Minimalismo, dando vueltas por allí, porque parece que está de moda, que es “cool” ser minimalista, ya te dije que voy más liviana, verdad?, nada, que paso de ello.
El concepto de minimalismo con el que me identifico es el que encontré en la web The Minimalists, donde sus autores, Joshua Fields Millburn y Ryab Nicodemus, definen el minimalismo como:

"Una herramienta para deshacerte de los excesos de la vida a favor de enfocarte en lo que es importante, para que puedas encontrar la felicidad, la realización y la libertad”.

Dicho así suena muy bonito, casi idílico. La cuestión se torna más compleja cuando se lo quiere trasladar a la práctica.
Lo primero que me gustaría que entiendas es que como todo proceso, hay que transitarlo poco a poco.  

No existe una forma perfecta de ser minimalista.

Se trata de un estilo de vida, y como tal, deberán adaptarse, ambos irán descubriendo cual es la mejor manera de vivir este viaje.
Sólo te voy a dar algunos tips o consejos, pero simplemente no te vuelvas loco, mantenlo simple, toma lo que te sirve, desecha lo que no.

Elimina todo aquello que no te hace falta: Parece muy básico, algo así como “el mantra del minimalismo”, sin embargo esta premisa pondrá a prueba tu fuerza de voluntad.
Reúne tus pertenencias, y hazte estas preguntas:

*¿Lo necesito?
*¿Lo he usado en el último tiempo?
*¿Me aporta algo a mi vida?

Si la respuesta es sí a las tres preguntas, conservalo, por el contrario, si es no, piénsalo, quizás es una buena opción donarlo, venderlo o desecharlo, si ya cumplió su ciclo.

Compra sólo aquello que te enamore, practíca el desapego

Con el “operativo limpieza” iniciado, ahora toca atenerse rigurosamente a la regla “entra uno, sale uno”. De esta manera serás más selectivo con lo que compras, teniendo en cuenta su calidad, función y durabilidad, evitando que vuelvas a acumular objetos.  
Comprar menos genera que tus deudas se reduzcan, lo que se traduce en mayor seguridad, y tranquilidad.

Utiliza la tecnología de manera productiva

Si la utilizas adecuadamente, la tecnología será tu aliada, simplificandote la vida.
Puedes comenzar por reducir tus dispositivos electrónicos, hasta quedarte con uno o dos que hagan todo lo que necesitas.
Intenta no acumular papeles,  digitaliza todo lo que puedas (documentos, fotos, libros, etc).
Simplifica tu bandeja de entrada de correo electrónico, organiza tus archivos, etc.

Vigila tu alimentación y salud en general

Empieza por revisar tu alimentación, haz el esfuerzo de eliminar aquellos alimentos poco o nada saludables. Manten fuera de tu alcance y tu organismo los alimentos procesados, el azúcar refinado, las harinas blancas, las margarinas, el aceite de girasol u otros aceites refinados, etc. Tu cuerpo te lo agradecerá infinitamente.
Come comida libre de pesticidas, una buena opción es tener  
tu propio huerto. Además de asegurarte la procedencia de tus alimentos, es sumamente gratificante ser partícipe y productor de tus alimentos. Si quieres lograr una mayor plenitud procura descansar lo suficiente, haz algo de deporte, y medita.

Restringe y selecciona el consumo de información

Prueba no ver o leer las noticias, te darás cuenta que si hay algún acontecimiento importante acabarás enterándote.
Dedica todo este tiempo a leer libros, blogs y revistas que te interesen, y aporten algo positivo a tu vida.
Quizás no te guste esto, pero en este apartado no podemos obviar el uso de las redes sociales. Si quieres tener mucho más tiempo y ganar tranquilidad y paz mental debes intentar minimizar su uso.
Éste simple tip creará el tiempo y momento para encuentros en persona.


Frases molonas



Presta atención al uso que haces del tiempo, teniendo en cuenta tus objetivos y misión.

Una de las formas de cuidar nuestra salud mental es aprendiendo  a decir “no”.
No puedes estar en la misa y en la procesión, así que enfocate en las cosas, actividades y relaciones que son realmente importantes para tí. Asiste a eventos, cursos, charlas, etc que tengan relación o te acerquen hacia tus objetivos y tu misión.

Viaja liviano

Viajar liviano no es sólo moverte con poco equipaje, es también llevar contigo una mente calma.
Viajar es, sin dudas, una experiencia mágica y rebeladora, de autoconocimiento y disfrute absoluto. Así que viaja con lo mínimo necesario, que tu única acumulación sean las experiencias.

Haz real tu vida ideal

Seguro has imaginado cómo sería un día ideal en tu vida de sueño. Sino lo has hecho te recomiendo que encuentres un lugar donde te sientas cómodo, libre de distracciones, y junto a tu bebida preferida y una hoja de papel, te dispongas a relatar con el mayor detalle posible cómo sería ese día de tu vida ideal.  
Intenta cada día que tus actos y esfuerzos se dirijan a acercarte a tu “diseño” ideal, sobre todo disfruta de las pequeñas cosas, dedícate a lo que verdaderamente te gusta.
Experimenta nuevos desafíos, incorpora a tu vida todo aquello que enriquezca tu día a día.

Y como siempre te digo, recuerda divertirte en el camino.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leerme!

Que puedo hacer por tí

Asistente Virtual

Que puedo hacer por tí Ahora te voy a contar un poco que puedo hacer por tí. Me encantaría ser tu mano derecha en tu proyecto, ayudarte...